1.- Todos los tipos de té (verde, negro, blanco, amarillo, puerh, oolong y otros) provienen de la misma planta Camellia sinensis, diferenciadas por los distintos procesos que han recibido. Existen dos tipos de plantas de té, una de procedencia China, la Camellia sinensis var sinensis, y la otra de procedencia India, la camellia sinensis var assamica.

2.- La planta del té, Camellia sinensis (theaceae) es distinta al “árbol del té” Melaleuca alternifolia (myrtaceae, familia del eucalipto), la confusión proviene de una mala traducción de “tea tree” de los arbustos australianos.

3.- Para aprovechar las propiedades del té, y de algunas infusiones, la temperatura del agua de infusión, no debe ser tan alta para no desnaturalizar o eliminar a aminoácidos como la L-teanina que la cual tiene varios beneficios para la salud a nivel del sistema nervioso, la memoria y el humor; las altas temperaturas también afectan a muchas catequinas (antioxidantes). Estos compuestos además son sensibles a la luz del sol.

4. El té verde debe ser preparado a temperaturas de entre 70ºC y 80ºC por un tiempo de infusión de 3 minutos para asegurar mantener todas sus propiedades benéficas. Recuerda almacenarlo en lugares en ausencia de luz y ausencia de aire.

Salud